logo de citabe

¿Qué se puede tratar con cromoterapia?

El uso de los colores en el tratamiento de las enfermedades se remonta a la época de los egipcios y la antiguedad griega, pero también encontramos tratamientos con color en la medicina ayurvédica y la medicina tradicional china.

Los colores (y hablamos siempre de luces de colores y no de pigmentos) pueden aplicase en cieras zonas la superficie cutánea, y es lo que se entiende por cromoterapia; en puntos de acupuntura, lo que conoce como cromopuntura y finalmente pueden ser obervados, lo cdual produce ciertos cambios emocionales, sería una especie de «cromopsicología».

Es una terapia que resulta especialmente eficaz en el terreno de la pediatría, ya que resulta completamente indolorosa y a los niños les gusta que les traten con colores.

Los instrumentos más frecuentes utilizados en cromoterapia son luces o filtros biológicos con longitudes de onda específicas, como son los filtros Wratten-Kodak de investigación científica, mientras que en creomopuntura se utilizan láseres de muy baja potencia o emisores de led especialmente diseñados a al efecto.

Enfermedades más frecuentes tratadas con cromoterapia y cromopuntura

En el caso de la cromoterapia las enfermedades más frecuentes son las del aparato locomotor y las quemaduras. En el caso de las quemaduras, el Dr. Chistian Agrapart, uno de los grandes especialistas en cromoterapia, ha demostrado que mediante colores se pueden tratar quemaduras muy importantes con resultados sorprendentes.

La cromoterapia también resulta muy eficaz en el campo de la estética, tanto para mejorar el espacto facial y la prevención de las arrugas, como para tratar ciertos problemas de celulitis.

En lo que respecta a la cromopuntura, podemos decir que en este caso los colores son los sustitutos de las agujas, por lo que todas las enfermedades que se traten con acupuntura pueden ser tratadas con cromoterapia, por lo que resulta especialmente indicada para las personas que siente «miedo a las agujas». Finalmente «observar los colores» produce cambios de ánimo, así por ejemplo, mientras que los colores de tonalidades anaranjadas o rojizas nos estimulan, los de tonos verdes o azulados producen un estado de relajación y calma.

Si deseas una información personalizada sobre nuestros cursos puedes rellenar este formulario.    imágen de más