logo de citabe

La posturología propioceptiva

Por Juan R. Villaverde

La mayor parte de los problemas de salud que padece hoy la humanidad, vienen directamente de su mala adaptación a la posición de pie.

El ser humano tiene la estructura anatómica de un cuadrúpedo y la posición vertical que ha adoptado durante su evolución implica una readaptación mecánica de su estructura, a la cual se añaden las grandes repercusiones de la gravedad, para la cual el hombre no esta biológicamente preparado.

El biólogo Patrick E. Lendrum dice que la posición vertical amplia que la fuerza de la gravedad repercuta mucho más sobre los diferentes órganos. Por su parte el antropólogo Wilton M. Krogman dice que el aparato músculo-esquelético del hombre no está inadaptado para la posición de pie. Lendrum habla del aparato visceral y Krogman habla del aparato locomotor.
Es interesante notar que el raquis del recién nacido presenta, al igual que el mamífero cuadrupédico adulto, una única curva y es cuando el niño empieza a levantar la cabeza, a ponerse de pie y cuando empieza a andar, que las curvas secundarias cervical y lumbar se desarrollan, formando una S, la característica del hombre moderno. Y esa adaptación biológica es el origen de las enfermedades y de los problemas que hostigan el hombre durante toda su vida.

Si observamos con más detalle el raquis podemos notar que los cuerpos de las vértebras tienen forma de cuña, la cara anterior más desarrollada que la posterior, lo que permite a las vértebras moverse sobre los bordes anteriores un poquito como una serpiente mecánica. Pero eso debilita el raquis, sobre todo en la zona inferior donde este factor de tensión es más fuerte.

el biólogo patric Lendum

(Fuente de la imágen: http://www.edconrad.com/oldascoal/cmon_files/krogwskull.jpg)

El raquis, en posición de pie, tiene que ser al mismo tiempo móvil y estable, dos funciones opuestas que los músculos paravertebrales tienen que armonizar. Eso implica que el sistema musculo-esquelético ha tenido que asumir un trabajo para lo cual no fue previsto y para lo cual no está adaptado mecánicamente. Todo eso provoca numerosos y frecuentes problemas estructurales.
La zona lumbar es una zona muy propensa a molestias al inclinarse adelante o coger peso. No es pura coincidencia si unas lesiones osteopáticas y la mayoría de las hernias discales se encuentran en esta zona y los dolores y problemas frecuentes de esta zona lumbar son las causas de la mayoría de las consultas al posturólogo.

El pasaje a la posición de pie ha modificado radicalmente las relaciones posicionales entre los huesos constituyendo la pelvis y los huesos con los cuales se articulan. El pubis tiene una posición anterior en vez de inferior como los cuadrúpedos; los iliones siendo achatados forman las fosas ilíacas y contribuyen así a sostener una carga considerable en la posición sentada.

El sacro, arrastrado por el peso de la columna, tiende constantemente ser forzado hacia abajo entre los iliones, lo que provoca numerosos problemas de sacro-ilíacos, que pueden provocar retroversión del útero, dismenorreas y otros problemas ginecológicos.

El reconocimiento de las repercusiones específicas de la gravedad sobre los sistemas cardiovascular, linfático, cefalorraquídeo, pulmonar, gastrointestinal, y sobre todos los otros sistemas orgánicos, son algunos de los problemas a tener en cuenta en la práctica posturológica.

Nuestra posición de pie ha puesto el sistema cardiovascular en una situación particularmente molesta. Ha tenido que adaptarse tanto a una circulación adecuada en la posición tumbada como de pie, lo cual complica considerablemente todo el proceso circulatorio.
Cuando los mecanismos de adaptación fallan, al cerebro le falta sangre y el retorno venoso de los miembros inferiores se ve afectado por la tracción que ejerce la fuerza de gravedad sobre las columnas venosas. Estas alteraciones, además de suponer un trabajo extra para el corazón, también predisponen las venas de los miembros inferiores a las incompetencias valvulares y parietales, lo que puede causar varices.

Por otro lado, la circulación porta no tiene válvulas, conecta dos sistemas capilares, lo que supone un buen terreno para problemas congestivos.

En el sistema respiratorio todo el drenaje del árbol bronquial tiene que ser hacia arriba contra la gravedad; el drenaje de los bronquios depende de la acción de los pelos del epitelio respiratorio, de la tos, de la respiración profunda o de la acción muscular de los bronquiolos. Todos estos factores pueden explicar las muertes frecuentes por neumonía congestiva en los enfermos acostados.

Las sinusitis se relacionan con la posición de pie, ya que los orificios de los senos nasales están situados para impedir el vaciado de los senos por el efecto de la gravedad; cada seno necesita una posición deferente para su drenaje.

Otro punto débil en la posición de pie es la parte baja del abdomen. Las vísceras tienen tendencia a hundirse hacia abajo en la cavidad pélvica, predisponiendo el organismo a la estasis intestinal, el estreñimiento, la ptosis visceral, la congestión venosa y exponiendo las paredes abdominales inferiores a hernias.

Desde hace muchos años sabemos que las patologías viscerales provocan modificaciones somáticas, tal como rigidez muscular, dolores, sensibilidad de los tejidos cutáneos, etc. Y los desordenes musculo-esqueleticos pueden provocar trastornos viscerales.

El reconocimiento de las repercusiones específicas de la gravedad sobre los sistemas cardiovascular, linfático, cefalorraquídeo, pulmonar, gastrointestinal y sobre todos los otros sistemas orgánicos siempre formaron parte integrante del pensamiento y de la práctica posturológica, y permite comprender los síndromes clínicos tal como edema, hipertensión, arteriosclerosis, cefaleas.

La relación entre gran número de patologías y la inadaptación postural es ahora evidente. Una readaptación postural es fundamental para minimizar los riesgos de padecer cualquier tipo de alteración somática. Gracias al Dr. Bernad Bricot disponemos de una técnica que nos permite corregir la postura de forma cómoda y eficaz, se trata de la posturología propioceptiva moderna.