logo de citabe

Los microsistemas

Por Juan R. Villaverde

En el cuerpo humano existen varias zonas o microsistemas, localizados en varias zonas del cuerpo, donde se refleja la totalidad del organismo. Son conocidas también con el nombre de «microsistemas de la acupuntura» o simplemente como «zonas reflejas». Estas zonas poseen una inervación especial y su estimulación tiene efecto sobre la salud del paciente, ya que pueden utilizarse tanto en el diagnóstico como en el tratamiento de una gran cantidad de enfermedades.

Entre esas zonas se encuentran las plantas de los pies (reflexoterapia podal), el pabellón auricular (auriculoterapia), la mucosa endonasal (centroterapia), las palmas de las manos (palmtherapy), el iris (iridiología), el abdomen (puntos de Weihe) y el rostro (faciopuntura), entre otras.

diferentes zonas reflejas corporales

Fig. Algunos microsistemas (pie, oreja, rostro, mucosa endonasal)

Estos microsistemas se diferencian de la acupuntura tradicional por su mecanismo de acción, que casi nunca se corresponde con un reflejo primario o metamérico, ya que su técnica de aplicación utiliza principalmente la representa tópica de estructuras anatómicas.
Algunos microsistemas se pueden utilizar sólo con fines de diagnóstico y otros tanto en el diagnóstico como en la terapia, solos o en combinación con la acupuntura en general.

La historia muestra que la representación de los órganos del cuerpo en áreas localizadas (la nariz, cara, lengua, etc.) se ha venido utilizando desde los tiempos más remotos, pero de manera bastante empírica y tratando un número muy limitado de patologías. Por ejemplo se puede apreciar el uso de la reflexoterapia en una inscripción aparecida en la tumba del médico Saqara, con más de 4000 años de antigüedad.

Sabemos que la reflexoterapia podal se utilizada tanto en la medicina Ayuvédica como en la antigua China. En el siglo V a.C., Hipócrates trataba tanto las zonas reflejas de los pies como las del pabellón auricular. Aunque no existen muchos documentos al respecto, sabemos que en 1582, en Italia, los doctores Adamus y A'tatis publicaron un libro titulado «Terapia Zonal». En 1890 sir Henry Head, realizada investigaciones neurológicas basándose en zonas reflejas. En 1902, en Alemania, el doctor A. Cornelius publica un libro con puntos de presión y en 1904, en Rusia, el doctor Ivan Pavlov, premio Nobel de medicina, realiza trabajos de neurología en zonas reflejas.

En lo que respecta a la reflexoterapia endonasal sabemos que las primeras observaciones se la debemos a los doctores Hack y Hering, a finales del siglo XIX, quienes comenzaron con las cauterizaciones de la mucosa endonasal. Posteriormente Fliess realizó tratamientos de la dismenorrea, también a base de microcauterizaciones en el interior de las fosas nasales. Pero la primera representación global de las zonas reflejas endóneseles se la debemos a P. Bonnier, quien publica en 1929 L’action directe sur les centres neveux, centrothérapie, y bautiza la técnica como «centroterapia».
En España tuvimos el doctor Fernando Asuero y Sáenz de Cenzano, nacido en San Sebastían en 1887 y fallecido en 1931, quien realizó numerosas «curas milagrosas» a base de cauterizaciones de los cornetes nasales. Se puede encontrar una información detallada de la biografía del Dr. Asuero en un artículo de Janire Ramila, publicado en Más Allá de la ciencia nº 249.

Pero sin lugar a dudas, el microsistema más avanzado y que ha recibido el mayor respaldo científico, es la auriculomedicina, descubierta por el doctor Paul Nogier de Lyon, si bien los tratamientos sobre el pabellón auricular se remontan a muchos siglos atrás. Con Nogier se da el salto de la «auriculoterapia» a la auriculomedicina, es decir, el uso del pabellón auricular como un «conjunto» para diagnosticar y tratar casi todas las estructuras del cuerpo.

el Dr. Paul Nogier en su despacho de Lyon

Fig. El Dr. Niger en su despacho de Lyon (foto: Juan R. Villaver)

Estos sistemas de acupuntura localizados se agruparon de manera general en los conocidos como «sistemas de la microacupuntura» por Dale. Este término tiene la ventaja de agrupar bajo la misma palabra diferentes métodos de diversos orígenes, pero tienen en común la representación tópica de la organización en un territorio específico.

Estas áreas pueden ser utilizadas con fines estrictamente de diagnóstico como en la antigüedad (ojo, lengua, etc.) o tanto en el diagnóstico y la terapia. Algunos fueron desarrollados como un sistema completo y son muy utilizados, sin embargo otros carecen de mayor interés en la actualidad.

Para más información:
J. Bossy, D. Prat-Pradal et J. Taillandier, Les microsystèmes de l’acupuncture, Masson, París 1984.
J. Bossy, Bases neurobiológicas de las reflexoterapias, Masson, Barcelona, 1985
Juan R. Villaverde, Reflexoterapia podal, Mandala, Madrid, 2006
Juan R. Villaverde, Nuevo tratado de auriculomedicina, Holosfera, Barcelona, 2012.